Por Conchi Piñeiro

El pasado 27 de marzo participé en el inicio de GAIA (traducido como Activación Global de Intención y Acción), un viaje de 14 semanas basado en la Teoría U, que fue lanzado por el Presencing Institute en el contexto de emergencias planetarias que estamos viviendo, a partir de un artículo muy interesante.

A lo largo de todo el día, en varias sesiones de 1 hora y media, participamos unas 5.000 personas de 33 países a través de sesiones online, incluso facilitadas en paralelo en el mismo horario. Cada una de esas sesiones de 1 hora y media tuvo momentos de plenario, ejercicios individuales y encuentros de pequeños grupos en habitaciones online dentro de la misma conferencia. Fue una aplicación breve de la Teoría U desde la que poder dejar ir y dejar venir. Me sorprendió por la atmósfera de comunidad emergente y la fluidez para pasar de unos momentos a otros, pareciendo un ser vivo que inhalaba y exhalaba al mismo tiempo, como sugiere esta imagen:

Con un enorme equipo de facilitación y de logística, en el que participa Otto Scharmer (autor de la Teoría U), este proceso aún abierto a sumarse a él cuenta, además de las sesiones online, con hubs locales, círculos de solidaridad social y diversas herramientas personales. Es uno de los numerosos ejemplos de espacios estratégicos para la transformación ecosocial que se están dando en estas semanas y en este caso profundamente guiado por la facilitación.

Son muchos los esfuerzos y oportunidades que desde las diversas comunidades de facilitación del mundo se están realizando para acompañar en este momento: convocatorias de las escuelas de Trabajo de Procesos y Democracia Profunda en distintos países, de Art of Hosting, de Comunicación No Violenta, de la IAF, del juego Go Deep, etc., entre muchas otras desde los movimientos sociales previamente existentes, así como desde las redes de solidaridad y apoyo mutuo que se están generando.  Recomiendo que si la salud propia y de nuestras gentes queridas nos lo permite, los sigamos de cerca.